Un éxito

Alisha Reynaldo tomó un enfoque no convencional para obtener su trabajo con los Atlanta Hawks.

El escenario fue la feria de carreras anual Portland Trail Blazers. Y el panel de oradores que Reynaldo y otras personas que buscaban trabajo habían estado escuchando había justo finalizado. Hubo una furiosa prisa hacia los puestos donde estaban esperando los empleadores potenciales, de organizaciones tales como Portland Timbers y Adidas.

Solo uno estaba contratado. Las filas en las puestos crecieron rápidamente a 20 personas, Reynaldo observó, pero ninguno de los asistentes escuchaba lo que querían.

Mientras su frustración crecía, Reynaldo encontró otra salida: ella apuntó a uno de los oradores del panel.

 

“Dije: ¿Sabe qué? Estoy muy interesada en un puesto. Ahora tengo experiencia en deportes, comunicación y comercio. Pienso que sería grandiosa en su organización'”, dijo. “Él me realizó una entrevista en el lugar.”

“Cuando terminó, él me dijo: Yo seré tu agente. Trabajarás en la NBA. Te buscaré un equipo que te contrate.'”

Él también podía hacer eso. El hombre que decidió coronar la búsqueda de Reynaldo de trabajar para una organización de deportes es el director de ventas de la NBA, la WNBA y la Liga D.

Ahora, Reynaldo, que está lista para graduarse con un título en comunicación oral, planea mudarse a Atlanta para trabajar en lo que Reynaldo llama su “trabajo soñado.”

El puesto, ejecutivo de ventas del grupo, le permitirá a Reynaldo combinar sus pasiones por la comunicación interpersonal, deportes y comercio. Ella trabajará con grupos como corporaciones, escuelas y organizaciones sin fines de lucro para vender paquetes que les permitan hacer más que solo ir a un juego de la NBA y marcharse. Reynaldo venderá una gama de productos en Philips Arena, por ejemplo. Ella también venderá lo que ella llama “experiencias” a los fanáticos de los Hawks.

“Si es el grupo de una banda de una escuela, ellos pueden venir y presentar el espectáculo de medio tiempo durante un partido,” dice Reynaldo. “O si ellos desean conocer a los jugadores, podemos organizar una reunión y un saludo luego del partido.”

Confianza increíble

La oportunidad de Reynaldo que ella misma creó no solo vino de su habilidad por ser increíble en el lugar. Vino de los años de arduo trabajo y la cuidadosa inclinación a las oportunidades de liderazgo que se le presentaron.

Cuando Reynaldo trabajó para United Way en Salem, ella estaba a cargo de lo que se llama “Días de cuidado,” para lo que suscribió a grupos locales y negocios como voluntarios en diferentes proyectos de la comunidad.

“Tenía 19 años, todos en mi comité tenían al menos 30 años o más, y estaban todos establecidos en sus carreras”. Y yo era la que lideraba ese comité,” dice ella. “Todos fueron muy amables y actuaron como si pudiese hacerlo. Eso me demostró que yo podía ser un líder.”

Cuando llegó al estado de Oregon, luego de obtener un título intermedio y trabajar durante varios años en roles de liderazgo en organizaciones comunitarias y de atención social, Reynaldo encontró un mentor en la profesora de comunicación oral Judy Bowker.

“Judy Bowker ha sido un gran apoyo para mí. Básicamente me dijo que yo podía hacer lo que quisiera y me preparó para ayudar a marcar la diferencia en las comunidades de las que formo parte,” dice Reynaldo. “Ella está muy interesada en las cosas que los medios deberían poner atención y no lo hacen. Ella se los inculca a sus estudiantes y yo llevo eso en el corazón.”

El año pasado, Reynaldo también fundó el Adelante Leadership Program. Un producto del nuevo Centro para estudios latinos del estado de Oregon, el programa invita a participar a los estudiantes que buscan aumentar sus habilidades de liderazgo y participación en los programas del estado de Oregon.

La idea es ayudar a los estudiantes a convertirse en expertos en el trabajo en equipo, el compromiso social, la concientización multicultural y las habilidades de comunicación; todo con la intención de convertirlos en mejores líderes en el lugar de trabajo y la comunidad.

“Básicamente lo que hace es prepararlos para el mundo real, no solo trabajando con los demás en el estado de Oregon sino enseñándoles cómo ser líderes y cómo ser profesionales luego de continuar,” dice ella.

Todas las semanas, un orador diferente viene a hablar con el grupo, el cual tiene entre 18 y 40 años. Uno de sus favoritos fue el Fiscal del distrito del condado de Benton John Haroldson, cuya anécdota sobre cómo mantener la calma en una situación que puede ser vista como ofensiva permaneció con Reynaldo.

“En lugar de pensar, ‘Ah, me están ofendiendo’ o ‘Están tratando de juzgarme’, el consejo de Haroldson es retroceder porque es posible que no estén intentado hacer eso”, dice Reynaldo. “En su lugar, puedes decir ‘Esa es una pregunta interesante’ o ‘Es una declaración interesante,’ y pedirles que la desarrollen.”

Historia del origen

La pasión de Reynaldo por el compromiso de la comunidad coincide con su pasión por el atletismo. Como una gimnasta que creció en Roseburg, Oregon, tuvo la oportunidad de entrenarse con el asistente del entrenador anterior de Bela Karolyi. Ella dedicó su vida al entrenamiento gimnástico con grandes esperanzas de llegar al equipo de gimnastas olímpico de los EE. UU. hasta que una lesión en la espalda perjudicó su carrera de gimnasta.

“Fue devastador para mí porque era mi sueño,” dice ella. “Los dos únicos deportes que no podía practicar era gimnasia y fútbol.”

Con el apoyo de su familia, Reynaldo se cambió a voleibol, atletismo y básquebol, en los cuales compitió durante la preparatoria.

Ahora, ella ha tomado el rol de líder en deportes en su comunidad de Salem, entrenando no solo a los equipos de deporte de su hijo sino también al de voleibol del Club de niños y niñas, y al de básquetbol en la liga competitiva AAU.

“Disfruto de ser el líder,” dice. “Disfruto de ser un mentor, especialmente de niños que desean aprender y destacarse.”

Durante su carrera académica en el estado de Oregon, Reynaldo también aprovechó todas las oportunidades en las que ella podía perseguir el lado comercial de los deportes. “Personalicé mi título para que en cualquier momento que tenga la oportunidad de estudiar deportes o adaptar cualquiera de mis papeles a las organizaciones deportivas, eso es lo que haría,” dice Reynaldo.

Pero Reynaldo no solo perseguía oportunidades. Ella las creaba. Es un patrón difícil de repetir una y otra vez en Atlanta.

Comments are closed.